anterior autor siguiente

        PROFECÍA DEL HOMBRE

Las nubes colgaron como hollejos
los ríos se estancaron muertos
se extinguieron las aves y los peces
en las montañas se secaron los árboles
la última ballena se hundió
en las aguas como una catedral
el elefante sucumbió
en el zoológico de una ciudad sin aire
el sol pareció una yema arrojada en el lodo
los hombres se enmascararon
sin noche y sin día
caminaron solitarios por el jardín negro

autógrafo

Homero Aridjis


subir volver Quemar las naves   (1975)   siguiente anterior
Profecías del hombre
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio