anterior autor siguiente

      MOCTEZUMA Y LOS TAMEMES

Los pies de Moctezuma no tocaban el suelo
y su camino no tenía puertas;
los tamemes pisaban todos
los lodos y su camino estaba lleno de cargas.

Los oídos de Moctezuma escuchaban los cantos
y su lengua profería las palabras de mando;
los tamemes recogían los insultos
y su voz era la de los cenzontles en los montes.

Para tener a sus esposas y concubinas
Moctezuma sólo se volteaba a su derecha o a su izquierda,
y su progenie sagrada se propagaba luego
por los cuatro rumbos del Imperio y de la muerte.

Las mujeres de los tamemes acogían
a los caciques y a los señores de la tierra,
y sus hijos naturales atravesaban leguas
portando con pies flacos la riqueza ajena.

Sirvientes con bezotes de cristal
servían a Moctezuma perros, pescados y patos;
los tamemes cargaban cacao y maíz,
con su comida para el camino encima de la carga.

Para conocer el pasado y el futuro
Moctezuma poseía adivinos y hechiceros,
espejos de obsidiana, animales y aves,
y cautivos que sacrificaba a los dioses.

Para saber su suerte
los tamemes miraban su condición presente,
y consultaban la desnudez y el hambre
en su propio cuerpo.

El día en que Moctezuma supo en la Casa de lo Negro
que su ruina venía a caballo
con los atavíos de un dios,
que se había perdido en el Poniente;

los tamemes no vieron nada
en su día negro,
sólo cambiaron de dueño
en la historia de México.

autógrafo

Homero Aridjis


subir volver Nueva expulsión del paraíso   (1990)   siguiente anterior
Voz: Homero Aridjis Voz: Homero Aridjis

aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio