anterior autor siguiente


Goethe decía que la Arquitectura
es música congelada,
pero yo creo que es música petrificada
y las ciudades son sinfonías de tiempo construido,
conciertos de olvido visible.

De labrar sonidos y silencio
sobre hierro, madera y aire, no dijo nada;
quizás habló de los lugares del verbo
en que vivimos, y con eso aludió
a nosotros, fábricas de lenguaje.

De calles musicales no se ocupó tampoco,
aunque por esos ríos caminables
el hombre va a la vejez, al amor, a la noche,
a la mesa, a la cama,
como una sonata de carne y hueso.

autógrafo

Homero Aridjis


subir volver Nueva expulsión del paraíso   (1990)   siguiente anterior
inglés Translated by George McWhirter
Voz: Homero Aridjis Voz: Homero Aridjis

aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio