anterior autor siguiente

A Cloé y a Eva Sofía

        TIEMPO DE ÁNGELES

Y Dios dijo: «Hágase el ángel».
Y el ángel fue hecho de palabras.
Y el hombre dijo: «Hágase el ángel
de palabras interiores.
Sea el ángel a semejanza de mi espíritu».
Y Dios dijo: «Que cada hombre
tenga en el cielo un ángel
a su imagen y semejanza
y cuando muera se haga uno con él».
Y el hombre dijo: «Si Dios no creó al ángel,
la imaginación debe crearlo,
porque si hay un vacío entre Dios y yo
no puede haber comunicación entre nosotros.
Es preciso que exista
un espíritu intermediario
entre el cielo y la tierra,
entre lo invisible y lo visible,
entre lo espiritual y lo material».
Dios dijo: «El hombre llegó tarde
para el tiempo de los dioses
y temprano para el ser,
el ángel llegó a tiempo
para los dos tiempos».
El hombre dijo: «Entonces,
el ángel es el cuerpo
que une los dioses y el ser,
es el puente que junta
la mirada con lo mirado».
Dios dijo: «Para que se entiendan
los ángeles y el hombre,
que los ángeles en la tierra hablen
el lenguaje de los hombres
y los hombres cuando sueñen
hablen el lenguaje de los ángeles;
porque hay una lengua original
que comprenden los ángeles
de todas las épocas y todas las razas
y es la que está hecha de poesía».
Dijo el hombre: «Entonces,
un ángel sabe cuando está delante de otro ángel,
no por lo que se dice y se revela,
sino por la luz que sale de sus ojos».
Dijo Dios: «Los ángeles no pueden ser vistos
por los ojos, porque están en nuestros ojos».
Dijo el hombre: «Entonces, el ángel
que buscamos en el mundo
está adentro de nosotros, es nosotros».
Dios dijo: «Cuando el hombre
se encuentre consigo mismo,
sea el ángel que buscaba en el mundo.
Porque el cuerpo de ambos
está hecho de palabras interiores».
El hombre dijo: «El ángel que no veo,
que no me ve, que va conmigo,
es el que seré, cuando yo muera».
Dios dijo: «Que el ángel del hombre
viva más allá del hombre,
se levante sobre su cadáver
y cobre su existencia verdadera.
Que el ángel tenga la forma
que el hombre quiera darle».
Dijo el hombre: «Entonces,
el ángel tiene el cuerpo
que la imaginación le da,
el ángel pintado en mi espalda,
el ángel tatuado en mis brazos,
me cubrirá la espalda
y me protegerá los brazos.
Un día será semejante a mí mismo».
Y Dios dijo: «El ángel, en este tiempo
de negrura que se aproxima,
sea mensajero de la luz.
El ángel sea igual al hombre.
Porque éste es un tiempo de ángeles».

autógrafo

Homero Aridjis


subir volver Tiempo de ángeles   (1994)   siguiente anterior
inglés Translated by George McWhirter
Video: Homero Aridjis Video: Homero Aridjis

aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio