anterior autor siguiente

        ES UN ÁNGEL

«Es un ángel, pero no es un dios.
Tiene el pelo hirsuto y los pies planos.
Sus alas están dotadas de ojos
para ver en la noche, a distancia
y a través de las paredes.
No tiene nombre, identificación,
pareja ni domicilio fijo.
Guardián, está ojeroso. Sin duda,
sufre de insomnio desde el día que nació.
La enfermedad no le hace daño,
la muerte no fue creada para él,
pertenece a una especie que fue hecha
antes que nosotros existiéramos.
Esta criatura no se deja ver la cara,
es invisible o se oculta
detrás de árboles y muebles.
Pasa por la calle como un soplo,
como un relámpago o como un frío.
Brilla sobre las cosas levemente
o se advierte sombrío en la pared.
Está en todas partes como la luz
o como la mente», dijo el primer hombre.

«La forma de los ángeles ha cambiado, porque
los pensamientos de los hombres han cambiado.
Sus sueños ya no son como solían ser.
Conocemos los nombres de los más viejos,
pero ignoramos los de los nuevos.
Hay unos que anuncian el nacimiento de hijos,
revelan el futuro, dictan libros,
protegen ríos y cuidan montañas,
aparecen en pinturas y esculturas.
Antiguamente podían subir a las pirámides
y desde arriba tocar la luz vivificante.
Pero hubo un tiempo cuando dejaron de volar,
porque el aire estaba sucio.
Hallándose en peligro de extinción,
decidieron irse del mundo.
Ahora han retornado, para devolver
la pureza original a los elementos,
y para salvar el paraíso terrestre
de la muerte», dijo el segundo hombre.

«Los ángeles están entre nosotros»,
dijo el primer hombre.

«Los ángeles están adentro de nosotros»,
dijo el segundo hombre.

«Los ángeles somos nosotros»,
dijo el primer hombre.

autógrafo

Homero Aridjis


subir volver Tiempo de ángeles   (1994)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio