anterior autor siguiente

        RAFAEL

Después de su visita,
el circo ambulante
dejaba pistas de nostalgia
en las afueras del pueblo,
y los martes en la mañana
los niños no encontraban a nadie.

En camiones sobrecargados
habían partido de noche,
seguidos en bicicleta
por un muchacho tarahumara,
al que llamaban Rafael.

Este indio de ojos dorados,
montado a pelo en un caballo blanco,
con alas de cartón y espada de madera,
era el primero en llegar a las ferias.
No hacía otra cosa en el circo
que anunciar su llegada y su salida.

Desdeñado por el público,
terminada la función,
se le hallaba dormido
en la jaula de las aves.

Un día de marzo, cuando los circos
ya habían pasado de moda
y los enanos habían sido despedidos,
Rafael se fue volando
en su caballo blanco.

autógrafo

Homero Aridjis


subir volver Tiempo de ángeles   (1994)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio