anterior autor siguiente

        LAS PARCAS

Nadie lo dice, pero las Parcas
no son tres hermanas vestidas de blanco,
sino existe una para cada cuerpo
y las llevamos adentro como saliva y sangre.
No las parió el Erebo de la Noche,
sino el Minuto terco con la Sombra,
y ellas nos paren a nosotros todo el tiempo.
Si una hila, otra devana y otra corta,
parcas en palabras y en costumbres,
su parquedad es engañosa,
porque las tres atacan con tijeras
las piernas y el pecho de la gente.
«Atropos, Cloto, Laquesis» susurran los instantes.

autógrafo

Homero Aridjis


subir volver Los poemas solares   (2006)   siguiente anterior
Los poemas soñados
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio