anterior autor siguiente

        NOCHE DE INVIERNO

—¿No escuchas?...
                                    —Es la lluvia que roza los cristales.
—¿No escuchas?...
                                    —Nada temas. Es el rumor del Rhin.
Son las heladas brisas, las brisas invernales
Que juegan con las flores marchitas del jardín.

Los pinos cabecean; el cielo está sombrío,
Y el viento aúlla, aúlla con tétrico rumor;
Afuera todo es muerte y soledad y frío...
¡Ay de las almas tristes, las almas sin amor!
—¿Leemos?
                                    —Lee, bien mío, como en lejanos días,
Los cantos del poeta de tu país natal;
¡Mas no!... tiene más dulces y vagas armonías
Tu voz que del poeta el cántico inmortal.

Sobre el cojín de raso do apoyas la cabeza,
De la rosada lámpara al trémulo fulgor,
En vivos resplandores irradia tu belleza
Cubierta con el blanco y holgado peinador.

Oh carne, oh carne mórbida, oh carne sonrosada,
Oh labios que he besado con loco frenesí,
¡Sois míos... sólo míos! ¿Verdad, mi bien amada,
Verdad que es tu hermosura tan sólo para mí?

Corra la vida aprisa, destelle en el oriente
El sol para las almas esclavas del dolor,
Y siga en noche eterna mi corazón ardiente
Soñando con la dicha, soñando con tu amor!

Riega sobre mis hombros tu blonda cabellera;
Unamos nuestros labios en ósculo sin fin...
Y deja que la lluvia sacuda la vidriera
Y rumoree a lo lejos entre la bruma el Rhin.



Ismael Enrique Arciniegas


subir volver Antología poética. Primavera   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio