anterior autor siguiente

        EL NIDO OCULTO

Casi cubierta por espigas rubias
Movidas por el céfiro voltario,
Sin flores, y manchada por las lluvias,
Vi una tumba en el valle solitario.

... ¡Ocaso de una vida de borrasca!...
En una de sus grietas escondido
A los ojos del hombre, y de hojarasca
Y plumas hecho, palpitaba un nido.

¡Alma llena de dudas y dolores,
Cuando la sombra tu horizonte cierra,
Piensa que hay inmortales resplandores,
Auroras que no irradian en la tierra!

Después de las borrascas de la suerte
Se levanta la fe fortalecida.
En la muda Elegía de la Muerte
Canta el Epitalamio de la Vida.



Ismael Enrique Arciniegas


subir volver Antología poética. Primavera   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio