anterior autor siguiente

        PARA ENTONCES

Será en azul mañana. Lejos, habrá una estrella,
Muy lejos, entre nubes rosadas, al oriente.
Después vendrá la Pálida. «¡No!» le diré, mas ella,
Furtiva y en silencio, me besará en la frente.

En la aldea y el campo comenzará la vida.
A la escuela los niños pasarán. De la calle
Vendrán llegando voces de gente conocida,
Y al són de las esquilas irá el rebaño al valle.

Azul, azul el cielo. Por la ventana abierta,
Las ruedas de los carros se oirán por los caminos;
Y se verá en el llano, que ante la luz despierta,
Alzarse lento el humo de techos campesinos.

Será entonces el tránsito. Cadencia, incienso, nube,
Ascensión hacia mundos de luz y eternas galas.
Será entonces el tránsito, con todo lo que sube,
Trino, y alma de flores y palpitar de alas.



Ismael Enrique Arciniegas


subir volver Antología poética. La musa pensativa   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio