anterior autor siguiente

        RECORDANDO

De viaje, cuántas veces de un tren en la fatiga,
Sin que oigamos al lado ninguna voz amiga,

O cuando despertamos al alba, de repente
Un remoto recuerdo destella en nuestra mente,

—Recuerdo que dormía desde tiempo lejano;—
Y cerramos los ojos, con la frente en la mano,

Y del pasado entonces, al dulce sortilegio, Pensamos:
«Fue en un baile, y en años de colegio»;

Después, versos o cartas; y después la partida...
¡Y nunca, desde entonces, la vimos en la vida!

O en un tren de provincia: primero, indiferente
Nos respondía, y luego, jovial y sonriente;

Y al separarnos, mientras el tren se iba alejando,
Recordábamos que ella nos preguntó: «¿Hasta cuándo?»

Y no volvimos nunca...
Quizá fue junto a un río
Cuando en campestre jira,
y en tarde azul de estío

Nos dijo: «¡Siempre... siempre!» Fue un despertar de gloria...
Mas sólo su sonrisa nos queda en la memoria.

            *   *   *

Triste adiós de un pañuelo. Suave presión de mano
Como una ardiente y muda promesa junto a un piano;

Virgen de los primeros amores, fugitiva
Visión, que no sabemos si estará muerta o viva;

Reja donde una novia, por entre madreselvas,
Nos decía una noche llorando: «Cuando vuelvas»...

Amada que en los tiempos de pubertad divina
Vestías un sencillo traje de muselina,

Y que a una margarita, sin sospechar engaños,
Pedías el secreto de tu amor de quince años;

Flores que con sus lágrimas de adiós humedecidas
Nos dio, diciendo: «¡Guárdalas, pero si no me olvidas!»

Beso de boca amada que duerme ya en la sombra,
Y al través del recuerdo parece que nos nombra;

Carta ya amarillenta que encontramos un día,
Donde cada palabra sollozo parecía;

Perfume que era el suyo, retrato desteñido...
¡Oh Pasado! ¡Oh recuerdos... «Lo que pudo haber sido»!



Ismael Enrique Arciniegas


subir volver Antología poética. La musa pensativa   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio