anterior autor siguiente

        EL LOTO

Sobre el odio y ruindad que al hombre bueno
Escollos son, o sombras en su altura,
¡Alza tu corazón, siempre sereno,
Donde una luz purísima fulgura!

Del hondo Nilo azul, junto a un barranco,
Y hundidas sus raíces en el cieno,
El loto surge, más su cáliz blanco
Al sol se mece, de perfumes lleno.



Ismael Enrique Arciniegas


subir volver Antología poética. La musa pensativa   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio