anterior autor siguiente

        EL TEQUENDAMA

Contra el Cielo pecó la raza impía,
Y el Cielo en sombras se cubrió irritado;
Del Bien, el pueblo continuó olvidado;
Pero llegó de la venganza el día.

Como castigo el agua descendía,
Y en un lago profundo y dilatado
Trocada fue, por obra del pecado,
La llanura que en flores sonreía.

Mas Bochica aparece. Al Cielo invoca,
Y rompe la montaña, envuelta en bruma,
Con su áureo cetro de poder emblema.

Y saltó el lago por la abierta roca;
¡Y el arco-iris, en cendal de espuma,
Sobre el torrente fulguró en diadema!



Ismael Enrique Arciniegas


subir volver Antología poética. Evocaciones   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio