anterior    aleatorio / random   autor / author   inicio / home   siguiente / next

        CONQUISTADOR DE ORO

Don Hernando Mexia y Roxas, de Tudela,
1560. 2 de abril 1600.
Fundador.
(Entre un óvalo de la borrosa
tela dice el letrero, en góticos
Signos amarillentos)

Adusto, así, vendría del Opón por la trocha;
Y el arma en sangre tinta hasta los gavilanes,
Por los desfiladeros del turbio Chicamocha,
Cerrando iría contra «macareguas» y «guanes».

La cota, acero; acero la voluntad y acero
La audacia en el peligro y en el feral palenque.
Sed de sangre y de oro por áspero sendero,
Mas también fuerte músculo para una raza enclenque.

En la azul lontananza, lo ignoto, lo imprevisto;
La emboscada en las sombras, o del jaguar el salto:
E] arco del flechero, bajo el boscaje listo;
La noche en vela, y siempre la lucha o el asalto.

Para vivir, raíces; para dormir, la pampa;
Y siempre hacia adelante, de su caballo al trote,
Contra los aborígenes, en llano, bosque o rampa,
Del arcabuz la bala o de la lanza el bote.

Así pasó, y pasaron en fiera acometida;
Por ríos y por selvas, hierro y firmeza estoica.
Tras el oro, la Muerte, pero dejando vida…
¡De galera o presidio para la gesta heroica!

Erguido; rudo el ceño; cicatriz que le cruza
La frente estrecha: tajo quizá en Italia o Flandes;
Puñal en trapisonda de mesón con gentuza,
O flecha en un sombrío peñascal de los Andes.

En sus ojos, el alma fulge con vivos reflejos,
Y frente al horizonte, que se abre dilatado,
Parece que tuviera la mirada muy lejos,
Absorta en el ensueño radioso de «El Dorado».



Ismael Enrique Arciniegas


subir   poema aleatorio   Antología poética   siguiente / next   anterior / previous
Romancero de la conquista y la colonia