anterior autor siguiente

        LA HIJA DEL VIRREY

En el Palacio Virreinal, un día
Bordando estaba, al lado de su dueña,
El blando velo de un altar, risueña,
La hija del Virrey, doña Mencía.

Y el doncel don Beltrán, señor de Chía,
De Cajicá y Sopó, como quien sueña
Miraba en la almohadilla de estameña
Que un alfiler y otro alfiler hundía.

Y temiendo el enojo de su orgullo,
Le dijo don Beltrán con voz, de arrullo:
«¡Cuántos quisieran ser vuestro acerico!»...

Dejó el bordado, se encendió en sonrojos,
Y un fulgor de relámpago en sus ojos
Pudorosa escondió tras su abanico.



Ismael Enrique Arciniegas


subir volver Antología poética. Romancero de la conquista y la colonia   siguiente anterior
La colonia
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio