anterior autor siguiente

        TRADUCCIÓN DE JOSÉ-MARIA DE HEREDIA

        SOBRE EL OTHYRS

A París de Chavannes

Fresco el aire. La tarde brilla en cielos rosados.
Ya el tábano al tranquilo rebaño no amedrenta.
Sobre el Othrys, la sombra se va alargando lenta.
Quédate, mensajero de los Dioses amados.

Mientras que bebes leche, tus ojos extasiados
verán, desde mi choza, con la mirada atenta,
del Tinfresta al Olimpo, la Tesalia opulenta,
y en el azul distante sus gloriosos collados.

Ve el mar y ve la Eubea, y rojo en el Poniente
el Calidromo oscuro y el Eta, donde ardiente
hizo Hércules su hoguera y su altar bajo el cielo.

Y lejos, entre gasa luminosa, el Parnaso,
donde rendido para, ya de noche, su vuelo,
y otra vez, a la aurora, se remonta Pegaso.



Ismael Enrique Arciniegas


subir volver Traducciones de José-Maria de Heredia   siguiente anterior
de Les Trophées. La Grèce et la Sicile. Épigrammes et Bucoliques
francés Version originale française de José-Maria de Heredia
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio