anterior autor siguiente

        TRADUCCIÓN DE JOSÉ-MARIA DE HEREDIA

        DESPUÉS DE CANNAS

Un Cónsul muerto; el otro fugitivo. El deshielo
Hincha el río, y cadáveres arrastra la corriente.
Sobre el Capitolino baja rayo furente;
El bronce suda, y rojo relampaguea el cielo.

En vano el Gran Pontífice, dos veces en su duelo
Consultó a la Sibila con súplica ferviente,
Y con largos sollozos la atribulada gente
Consterna a Roma, llena de horror y desconsuelo.

Hacia los altos muros la multitud corría,
Plebe, esclavos, mujeres, niños, cuanto surgía
De Suburra y la ergástula, con lloroso semblante,

Temiendo que surgiera sobre el monte desierto,
Donde el sol era un ojo de sangre, el jefe tuerto
Erguido sobre el lomo del Gétulo elefante.



Ismael Enrique Arciniegas


subir volver Traducciones de José-Maria de Heredia   siguiente anterior
de Les Trophées. Rome et les Barbares. Hortorum Deus
francés Version originale française de José-Maria de Heredia
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio