anterior autor siguiente

        TRADUCCIÓN DE IDA BACCINI

        EN LA CARTUJA DE FLORENCIA

Dame, pálido monje solitario,
El sayal que te cubre y tu cilicio;
Dame tu crucifijo y tu rosario
Y tu desnuda celda, del bullicio
Mundano lejos y su pompa vana,
Desde donde al través de la ventana
Que se abre al sol y a la vivaz llanura,
Miras, en la elación de tus anhelos,
De las trémulas frondas la verdura
Y las dulces sonrisas de los cielos.

Dame tus alboradas, que de oro
Tiñen y de carmín la lejanía.
Y el éxtasis profundo de la pía
Salmodia de los monjes en el coro;
De tus tranquilos claustros el misterio
Dame y la honda paz del mediodía,
Cuando sobre el callado monasterio,
Que enorme y blanco se alza en la llanura,
A torrentes el sol su luz envía,
Y en tu celda hay silencio y hay frescura.

Dame tus noches de quietud y calma,
Y la tristeza donde toma el vuelo
La oración que del alma sube al cielo,
Y trae bendiciones para el alma.
Pero, si tanto puedes, yo te pido
Un don mayor, cuanto en mi vida anhelo:
Hermano, pide para mí el olvido.



Ismael Enrique Arciniegas


subir volver Traducciones poéticas (1925)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio