anterior autor siguiente

        TRADUCCIÓN DE JOHN LOWE

        EL SUEÑO DE MARÍA

Del bosque en las frondas la brisa callaba,
Las flores dormían, la noche era azul,
y en torres y cumbres, en selvas y campos,
La luna regaba su diáfana luz.

Pensando en su amado que lucha en los mares,
La pálida virgen intenta dormir,
y escucha un acento que pasa y le dice:
«María, no llores, no llores por mí».

Los ojos entreabre, se yergue en el lecho;
«¿Quién es?», dice trémula y empieza a llorar
Al ver del marino los ojos sin vida,
Sin vida los labios y mustia la faz.

«Mi cuerpo, María, ya está bajo el agua...
¡Qué triste es la ausencia, qué triste es morir!
De un mar borrascoso las olas me cubren,
Mas oye, María, no llores por mí.

»Del mar encrespado las olas fingían
Montañas enormes que alzó el aquilón.
Tres días el barco luchó con las olas,
y al fin en las olas el barco se hundió.

»Entonces, oyendo del mar el rugido,
Volaba mi alma, volaba hasta ti...
Pasó la tormenta, mi cuerpo reposa:
María, no llores, no llores por mí.

»¡Oh virgen!, prepara tu velo de novia.
La playa está cerca que el alma soñó,
La playa en que se unen por siempre las almas,
Do habremos de unirnos por siempre los dos».

…Los gallos cantaron; borrose la sombra;
El aura en el bosque se oía gemir,
y dulce un acento vibraba en los aires:
«María, no llores, no llores por mí».



Ismael Enrique Arciniegas


subir volver Traducciones poéticas (1925)   siguiente anterior
inglés Original version (John Lowe)
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio