anterior autor siguiente

            EN EL ÁLBUM DE LUZ

Nardo de este jardín, luz de este cielo,
Dulce cáliz de amor y de consuelo,
    Ideal del cariño;
Casta visión de encantos misteriosos,
Blanca, como los ángeles hermosos
Que ve en sus sueños sonriendo el niño.

Al contemplarte, virgen inocente,
Al ver tus ojos y tu casta frente
    Que revelan la calma
De tu existencia en flor risueña y pura,
Calla el dolor, disípase la oscura
Terrible tempestad que agita el alma.

¡Y pensar, desdichado, que me ausento,
Cuando apenas ayer tu blando acento
    Ha llegado a mi oído.
Tierno como las quejas de la ave,
Cual los suspiros del amor, suave,
Cual despedida postrimer, sentido!

Hermosa niña, ¡adiós! ¡Ay! me es preciso
Romper esta visión de paraíso.
    Mi cáliz de consuelo
Voy a cambiar por mi erial de espinas
El edén que perfumas e iluminas,
Nardo de este jardín, luz de este cielo!

Colima, Febrero de 1865.

autógrafo

Ignacio Manuel Altamirano


subir volver Rimas (1871)   siguiente anterior
Libro III. Cinerarias  
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio