anterior autor siguiente

                A ...

De antiguo templo en la derruida nave
Donde silencio es todo y soledad,
La paloma un asilo buscar suele,
                Para vivir en paz.

Y aquí en mi corazón callado y triste
Que el culto de otro amor no turba ya,
Refugio a tu inocencia hallar podrías,
                Sobre el desierto altar.

Ni el nombre de los númenes que un día
Efímeros vivieron, hallarás;
Que una sombra siquiera en mis recuerdos
                Que te lastime, no hay.

Así, tranquila flor, tú resguardada
Serás del mundo por mi tierno afán,
Yo, en cambio, aspiraré dichoso y mudo
                Tu aroma virginal.

autógrafo

Ignacio Manuel Altamirano


subir volver Rimas (1871)   siguiente anterior
Libro III. Cinerarias  
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio