anterior autor siguiente


Suspiros tristes, lágrimas cansadas,
Que lanza el corazón, los ojos llueven,
Los troncos bañan y las ramas mueven
De estas plantas, a Alcides consagradas;

Mas del viento las fuerzas conjuradas
Los suspiros desatan y remueven,
Y los troncos las lágrimas se beben,
Mal ellos y peor ellas derramadas.

Hasta en mi tierno rostro aquel tributo
Que dan mis ojos, invisible mano
De sombra o de aire me le deja enjuto,

Porque aquel ángel fieramente humano
No crea mi dolor, y así es mi fruto
Llorar sin premio y suspirar en vano.

autógrafo

Luis de Góngora y Argote, 1582


subir volver Soneto   siguiente anterior
facsímil Facsímil Manuscrito Chacón (1628) Tomo I. Poema XCIX.
facsímil Imágenes ampliadas en CervantesVirtual-Biblioteca Nacional
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio