anterior autor siguiente

      A AMADO NERVO

La tortuga de oro camina por la alfombra
y traza por la alfombra un misterioso estigma;
sobre su carapacho hay grabado un enigma
y círculo enigmático se dibuja en su sombra.

Esos signos nos dicen al Dios que no se nombra
y ponen en nosotros su autoritario estigma:
ese círculo encierra la clave del enigma
que a Minotauro mata y a la Medusa asombra.

Ramo de sueños, mazo de ideas florecidas
en explosión de cantos y en floración de vidas,
sois mi pecho suave, mi pensamiento parco.

Y cuando hayan pasado las sedas de la fiesta,
decidme los sutiles efluvios de la orquesta
y lo que está suspenso entre el violín y el arco.

autógrafo

Rubén Darío. París, en julio de 1900


subir volver Poesías sueltas   siguiente anterior
manuscrito Manuscrito Rubén Darío:   1/2   2/2
enlace Ramón López Velarde - El viejo pozo de mi vieja casa
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio