Cuantas al Duero le he negado ausente,
Tantas al Betis lágrimas le fío,
Y, de centellas coronado, el río
Fuego tributa al mar de urna ya ardiente.

Volcán desta agua y destas llamas fuente
Es, ingrata señora, el pecho mío;
Los suspiros lo digan que os envío,
Si la selva lo calla, que lo siente.

Cenefas de este Erídano segundo
Cenizas son; igual mi llanto tierno
A la de Faetón loca experiencia.

Arde el río, arde el mar, humea el mundo;
Si del carro del Sol no es mal gobierno,
Lágrimas y suspiros son de ausencia.

autógrafo

Luis de Góngora y Argote, 1596


subir volver Soneto   siguiente anterior
facsímil Facsímil Manuscrito Chacón (1628) Tomo I. Poema CXIV.
facsímil Imágenes ampliadas en CervantesVirtual-Biblioteca Nacional
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio