SONETO A CRISTO CRUCIFICADO

No me mueve, mi Dios, para quererte
el cielo que me tienes prometido,
ni me mueve el infierno tan temido
para dejar por eso de ofenderte.

Tú me mueves, Señor, muéveme el verte
clavado en una cruz y escarnecido,
muéveme ver tu cuerpo tan herido,
muévenme tus afrentas y tu muerte.

Muéveme, en fin, tu amor, y en tal manera,
que aunque no hubiera cielo, yo te amara,
y aunque no hubiera infierno, te temiera.

No me tienes que dar porque te quiera,
pues aunque lo que espero no esperara,
lo mismo que te quiero te quisiera.

Anónimo, atribuido a Santa Teresa


subir  volver  Anónimo: Atribuido a Santa Teresa   siguiente  anterior
inglés Antología de poesía española de Fred F. Jehle. Up to five English translations by Thomas Walsh, Art Eschenlauer, Stacy Shoop and Hugh Seay.
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio

Muchas gracias a Luis Manzano Serrano que nos proporcionó esta versión. Este soneto fue incluido por don Marcelino Menéndez Pelayo en sus Cien Mejores Poesías de la lengua castellana.