anterior autor siguiente

  AY, SÓLO UN HOMBRE Y UNA MUJER EN LA NOCHE

Ay, sólo un hombre y una mujer en la noche, bajo la lluvia!
Los transeúntes pasan en la sombra hacia el silencio sin fin.
Y yo estoy solo, muriendo y muriendo en cada palabra que no digo,
en un rincón oscuro donde no llegan las estrellas.

Digo que es triste ver el rocío temblando sobre las rosas,
y que el alegre canto de los pájaros es triste también.
Yo estoy solo y tú estás lejos, y la noche nunca termina.
Ah, morir de pronto, mirando el árbol que crece en cada hoja verde!

Sí, es inútil amar, y es inútil recordar y olvidar tantas cosas pequeñas.
Y  morir es más terriblemente inútil aún.
Y, sin embargo, por las calles húmedas, en las noches de otoño,

otro hombre y otra mujer se dirán las mismas palabras fugaces y eternas.
Y  yo habré muerto. Y seguirá lloviendo en estas noches dulcemente tristes,
cuando se cierran las ventanas y las muchachas suspiran sin saber por qué.

autógrafo

José Ángel Buesa


subir volver Lamentaciones de Proteo (1947)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio

Cincuenta años de poesía cubana, Cintio Vitier, Ediciones del Cincuentenario, La Habana, 1952. pp. 276-277.