anterior autor siguiente

  DEL JARDÍN DEL EDÉN A LA MAGIA DE LA POESÍA II

Adán sin Eva, sueña en Eva.
Eva inventa ríos lejanos.

                II

Eva esbelta y alegre, dueña de locos ríos,
con tus ojos azules que vienen de muy lejos.
Ah, qué hondamente tuyos son los silencios míos,
giratoria dulzura de otoños y de espejos...

Más allá de tus manos debe nacer la espuma,
ah, exactitud de entrega de tu mirada amiga.
No hay ausencia que reste lo que tu beso suma,
y es tuyo el aire de oro que madura la espiga.

Tu voz tiene un perfume de remotos idiomas,
y tu amor, como el agua, te ofreces y te evades.
De tu sonrisa aprenden blancuras palomas
y en tu gesto resurgen destruidas ciudades.

Ah, viajera del alba por la sed de tu nombre
cálido itinerario de nieve en el  armiño;
hacen falta tus besos para que nazca el hombre
y para que muera complentamente el niño.

autógrafo

José Ángel Buesa


subir volver Canciones de Adán (1947)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio