anterior autor siguiente

      ROSA DEL OTOÑO

Melancólicamente, en tu faz contraída
                                                      reflejando el dolor,
piensas en lo monótona que transcurre tu vida
                                                      sin placer, sin amor...

Entristecida miras que duplica el espejo
                                                      tu estatuaria triunfal,
porque te ves desnuda, sin que esboce le reflejo
                                                      a un amante ideal...

¡Y te encuentras muy sola en tu lecho impoluto,
                                                      tu lecho virginal!
Y en tu alma, la pena prende un jirón de luto,
                                                      un paño funeral...

En tus noches insomnes, todo tu ser se agita
                                                      por el ansia sensual,
y lentamente mira que tu faz se marchita,
                                                      pobre rosa otoñal...

En tus desesperadas horas, cuando palpita
                                                      y arde tu carne de mujer
soberbia y vehemente, quisieras ser maldita
                                                      sacerdotisa del placer,

y, sumisa al instinto pagano en ti despierto,
                                                      amar hasta desfallecer...
¡y no hay una caricia para tu desconcierto,
                                                      ni un gran abrazo te hace arder!

Pide una mano trémula que la estruje y arranque
                                                      la flor de tu virginidad,
y, como un loto abierto en la paz de un estanque,
                                                      lloras tu inmensa soledad...

¡Cuántas veces entornas los ojos dulcemente,
                                                      y, en azul embriaguez,
sueñas en que te inician en el misterio ardiente
                                                      una y otra vez!...

Y tus dedos, que piensas, febril que son ajenos,
                                                      una caricia divinal.
Ponen sobre las combas sedeñas de tus senos,
                                                      con lentitudes de ritual...

Y contemplan tu ardor vibrante, condenada
                                                      a la esterilidad,
y sientes que le besa la boca descarnada
                                                      de la fatalidad...

¡Y en vano! El frío lecho donde suspiras sola,
                                                      sabe de tu dolor,
y ante un ara quimérica tu juventud se inmola,
                                                      igual que una áurea flor...

Pobre rosa estrujada, virgen entristecida:
                                                      Fundado en tu pavor
al ver lo estérilmente que se te va la vida,
                                                      sin placer, sin amor!...

autógrafo

José Ángel Buesa


subir volver Del amor y el desamor: Poemas escogidos   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio