anterior autor siguiente

    CANCIÓN V

¿Qué haré, que por quereros
mis extremos son tan claros,
que ni soy para miraros,
ni puedo dejar de veros?

Yo no sé con vuestra ausencia
un punto vivir ausente,
ni puedo sufrir presente,
señora, tan gran presencia.

De suerte que, por quereros,
mis extremos son tan claros,
que ni soy para miraros,
ni puedo dejar de veros.

De la edición de Obras de Boscán y Garcilaso (portada)

Juan Boscán


subir volver Canción   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio