anterior autor siguiente

  SONETO
A UNOS AMIGOS QUE LE RECONVENÍAN

Ceden del tiempo a la voraz corriente
recias pilastras y columnas duras,
las cúpulas rindiendo que seguras
se sustentaban en su excelsa frente.

Caduco desde el Líbano eminente
baja el añoso cedro a las llanuras,
ayer frondoso adorno en las alturas,
hoy triste cebo en el hogar ardiente.

Contra la destrucción tampoco abrigos
halló mi musa, que si busca ansiosa
versos que ya la esquivan enemigos,

sólo a ofrecer se atreve, afectüosa,
verdad, y no ilusión, a mis amigos;
caricias, no cantares, a mi esposa.

autógrafo
Juan Bautista de Arriaza y Superviela


subir volver Sonetos   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio