anterior autor siguiente

    FRAGMENTOS PARA UN POEMA

Son éstas las palabras
con que la llama puesta
a malherir lo oscuro
se ilumina.

Y no es que estemos tristes,
no,
pero es cierta la hora que nos llega.
¡Ah qué íntimo crepúsculo
ser y vivir después de la esperanza!
Cual sedienta raíz que nunca acaba
¡Señor!
la vieja sombra nos alcanza...

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

...al pie de un cedro
y desde el tiempo dado al claro olvido,
a oscura luz soñado,
mientras anduvo el día olfateado
por la noche,
de sueño en sueño y polvo en polvo
germinamos.
Y hasta que el día fue perfecto
y musicales astros
comprendieron
que el círculo de llanto amordazado
era vida empezada, abierta hacia lo suelto,
antiguos nos hicimos y conformes
como el agua.
Y en la mitad podridos, caminamos.

Dudaba el día en hacer
el rostro humilde de las cosas,
y como agua en reposo, el sedimento
dejó volar al no turbado espíritu...

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

...y ya tranquilizado,
desposeído y solitario, el cuerpo
fue mudo, ciego y sordo.

autógrafo

Juan Bañuelos


subir volver Puertas del mundo   (1960)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio