anterior autor siguiente

      HUELGA DE HAMBRE

              1

La tarde comenzó a soplar
Su rencor contra la noche.
Yo caminaba
En una larga calle de comercio
Donde la gente compraba vestidos,
Comestibles, o simplemente
Miraba.

—Pase usted, ésta es la casa que vende más barato!
                              ¡Pase usted!

¡Qué sucio cuento —en verdad— es esta larga calle
De comercio! (Ya empiezo a recordar
A esas ratas viscosas que garraman en las bodegas).
El trompo de las sombras zumba adormecido.

De pronto hay un siseo por las calles,
Silbidos destemplados, hay un fragor de oleaje.
Y los niños que corren tras el payaso del circo
En su última temporada,
Y la fresca alabanza que está en las rotativas
Para el Intolerante.
Y el comercio que baja las cortinas
Para no ver el crimen.
Y está la policía de cuerpo azul
Como un cuchillo ebrio.
                                        Total:
Un ajetreo súbito de féretros
Y el sufrimiento que se va alargando
Como un machete cuando se desenvaina.

autógrafo

Juan Bañuelos


subir volver Escribo en las paredes   (1965)   siguiente anterior
Huelga de hambre
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio