anterior autor siguiente

        EN VIETNAM LAS PÚAS GOTEAN NUBES DE CORDEROS

Gusanos de sesenta inviernos aspiran sangre
    y el fosforescente silencio del Napalm.
La ceniza amarilla de los niños silba una sed de flores
    y de frutos, de pájaros y arroz,
mientras en un Rancho de Texas se asa a la parrilla
    la res lazada en la mañana,
y huele igual que el cuerpo en llamas de una madre de Da–Nang.

La mueca torva del fusil se hunde en las cuevas de estóma-
    gos hendidos; las púas gotean nubes de corderos
y el esplendor del aire es un vellón sombrío.
    Todo. Todo será bajo las mangas de helicópteros
y del monzón que rueda como un tanque ciego. Todo será.
Y la muerte en cada bombardeo no detendrá al sol.

Decid en cada calle, en cada casa de todas las ciudades, que
    en cada fosa que se cierra un arrozal furioso se levanta
(yo no conozco, hermanos, vuestras tierras, pero veo las
    fotos, alguna rápida película, y lo sé todo:
Y en la estremecida quietud de cada rostro sorprendo el
    incendio deslumbrado de un pueblo,
para que el futuro comience allí donde acaba la palabra).

autógrafo

Juan Bañuelos


subir volver El espejo humeante   (1968)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio