anterior autor siguiente

        CONVERSACIONES

Empuñaduras, cornisas
letales de la fiebre
nos hacen
compactos, cotidianos,
hasta en el exterminio
 Como el día,
como un año va en busca del que sigue
y la semana invita al mes
para el olvido,
habitantes de líquidas sortijas,
no dormimos,
gastamos tiempo y muerte en el deseo,
propagamos el único latido
que hace importante al mundo.
Después callamos,
pequeños propietarios del silencio,
y hay un idioma pegado a nuestro cuerpo.
Salen a recibirnos
puertas, y tantos apellidos
de la impudicia espléndida.
Vienen
sombreros, medias, pechos de amantes que aprendieron
antes que tú
y yo
conversaciones desterradas
en el escalofrío.
Aquí te quiero, pues,
como un vaso en la mano,
como abanico o luna,
para morderme a ciegas o enterrarte
en una piedra transparente.
Aquí te quiero, pues,
para poner en ti una herradura
amarga de placer.
Aquí,
carnívora a la hora
del alma,
cenicero de olvido
para dejar migenital ceniza
(y ya eres sombra y huella y agua
permanente).
Sin embargo
tal vez no pueda asirte,
quizás mitorpe movimiento
se apague a cada instante,
y dentro del follaje de una lágrima
quiera gritar «ya basta».
Cómo nos cuesta
cambiar de piel, de nombre, de camisa y de espejo,
saber
que es paulatina la cuchara de todo lo que vive.
Y yo quiero decir
que aquí estoy condenado
a ser dichoso entre tus muslos
como un rayo pudriéndose en un tronco

Cómo nos cuesta
cambiar de piel, de nombre.

El préstamo del día pesa en todo.

autógrafo

Juan Bañuelos


subir volver El espejo humeante   (1968)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio