anterior autor siguiente

        UNIDAD

Tengo color de aurora las manos amorosas
y a ratos me hago nido en su risa callada.

Es la noche una inmensa estrella de emociones,
y en ella duermo el sueño que me acuesta en tu alma.

La soledad se ha ido alejando del mundo
que me ha forjado a solas, sin eje ni montañas,

como no sean los suaves revuelos de tu mente
o el infinito giro de tu inquietud más alta.

No estoy sola. Me invade la armonía de tus labios
y tus ojos intensos por doquiera me asaltan.

Siento el raro deleite de vaciarme la vida
en la fina silueta de tu imagen sin alas.

Aquí estás: en mis años, en mi boca y mi risa
en los destellos vivos de mi actitud extraña,

y a veces te me acercas en la sombra, en el aire,
y en los dedos celestes de la estrella lejana.

(No parece que a instantes me voy perdiendo
en largos espirales de vuelo, amargados de ausencia).

autógrafo
Julia de Burgos


subir volver Canción de la verdad sencilla (1939)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio