anterior autor siguiente

        NO HAY ABANDONO

Se ha muerto la tiniebla en mis pupilas,
desde que hallé tu corazón
en la ventana de mi rostro enfermo.

¡Oh pájaro de amor,
que trinas hondo, como un clarín total y solitario,
en la voz de mi pecho!
No hay abandono...
ni habrá miedo jamás en mi sonrisa.

¡Oh pájara de amor,
que vas nadando cielo en mi tristeza...!
Más allá de tus ojos
mis crepúsculos sueñan bañarse en tus luces...

¿Es azul el misterio?

Asomada en mí misma contemplando mi rescate,
que me vuelve a la vida en tu destello...

autógrafo
Julia de Burgos


subir volver El mar y tú (1954)   siguiente anterior
Velas sobre el pecho del mar
Voz: Leonelli Marcela Voz: Leonelli Marcela

aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio