anterior autor siguiente

        ENTREGUERRAS (FRAGMENTO FINAL)

desvivido de mí distanciado de mí excluido de las sagradas barras de los bares
ya los cansancios resbalando con dejes de algodones invernizos
por tantas macilentas techumbres pobladas de criptógamas
permanezco no más en las moradas menos transitables menos doctas
vivo detrás de mí entre aquellos ausentes a quienes quise antaño tan de cerca
y que fueran un día igual que dioses en un mísero reino de rufianes

¿sabe usted cuánto tiempo ha pasado desde la última vez
que anduve preguntándome aun sabiendo que la contestación era ninguna
por todo aquello que se fue agostando en los atrases de la vida
en esa displicente manera de extirpar aquello que se olvida con despacio
lejos de cualquier parte de donde irradien juntas todas las cercanías?
¿sabe usted qué innumerable sarta de conmiseraciones
es necesario reunir para alcanzar esa envidiable orilla
donde van extinguiéndose de consuno la insolencia la vanidad la jactancia?

no sé si finalmente podré sobrevivir a las plurales índoles del miedo
los miedos inducidos los miedos oriundos de alcurnias impensables
los miedos olvidados los largos los ingentes los acérrimos miedos olvidados
que regresan con uñas con ocelos para reabrir el pozo de la desazón
los rigurosos miedos que tanto se parecen al ejercicio de la valentía
y todos esos miedos mudables subalternos
la salud la justicia el desamor la soledad la muerte la maquinaria de la vida
que ocurren de repente en la martirizante esquina de la fragilidad

tengo miedo ahora mismo madre miedo de llegar de no poder llegar
tengo miedo de lo acumulativo y lo disperso de no callar de estar callado
de la memoria de la desmemoria de lo inminente de lo antojadizo
de regresar ya anciano hasta tu vientre madre
de perderme en las equidistancias de todos los pretéritos
y oír allí definitivamente la voz universal que alienta en lo más íntimo
la común propiedad en que confluye la voz de cada uno madre

me asilo en los amenos territorios nativos donde ya todo es póstumo
y dejo en las afueras los artefactos honorables los lastres del oficio
tantas y tan efímeras disonancias urdidas con la rabia y con la idea
me alejo de mi nombre de inmediato me alejo igual que un ala de su aire
o tal vez como el árbol talado sólo para probar la solvencia del hacha

cierro las negras puertas de la historia los cartapacios del pasado
de todo lo demás no queda nada
apenas el guarismo desigual irrestricto de unas privadas entreguerras
el monocorde olvido el tiempo el tiempo el tiempo
mientras musito escribo una vez más la gran pregunta incontestable
¿eso que se adivina más allá del último confín es aún la vida?

autógrafo

José Manuel Caballero Bonald


subir volver Entreguerras o De la naturaleza de las cosas (2012)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio