anterior autor siguiente

    DESPEDIDA

El camino, despacio,
retrocede a nuestras espaldas.
Todos los árboles se han alejado
hacia el poniente.
Todo en la tierra
se aleja alguna vez.
La luna y el paisaje.
El amor y la vida.
El reloj, en mi muñeca,
dice que son las cinco de la tarde.
La hora de los adioses,
la hora en que la misma tarde
agita nubecillas en despedida.



Jorge Debravo


subir volver Vórtices (1959)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio