anterior autor siguiente

              A ESA

Rompí con el cincel la abrupta roca
      Y una chispa brotó...
Un eco agudo, lastimero, inmenso,
      Al golpe respondió.

Si la roca se queja y llora fuego
      No te debe admirar
Que, a tu alevoso golpe, llore sangre
      Que es fuego en ei pesar.

Si la roca ha gritado y con sus gritos
      Atronó la extensión...
¡No te asombre que atruene el universo
      Mi eterna maldición!

Yo era mudo, insensible; mi fortuna
      Era vivir en paz
Hoy me inquieta mirar por todas partes
      Tu diabólica faz.

¿Por qué te asomas a mi oscura vida?
      ¿Que pretendes de mí?
Quiero entrar a las sombras del sepulcro
      ¡Para no verte allí...!

Si hasta en la negra tumba te encontrare...
      Óyeme la verdad:
Si allí he de verte, gritará mi polvo:
      ¡Maldita eternidad!

1889

autógrafo

Juan de Dios Peza


subir volver Juan de Dios Peza   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio