anterior autor siguiente

            HÉCTOR

Al sol naciente los lejanos muros
De la divina Troya resplandecen;
Los griegos a los Númenes ofrecen
Sobre las aras sacrificios puros.

Ábrese el circo; ya sobre los duros
Ejes los carros vuelan, desparecen;
Y al estrépito ronco se estremecen
De la tierra los quicios mal seguros.

Al vencedor el premio merecido
Otorga Aquiles: el Olimpo suena
Con el eco de triunfo conmovido.

¡Y Héctor, Héctor, la faz de polvo llena
En brazos de la muerte adormecido,
Yace olvidado en la sangrienta arena!

autógrafo

José Eusebio Caro


subir volver Libro cuarto - El granadino IV   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio