anterior    aleatorio / random   autor / author   inicio / home   siguiente / next

        ANANKÉ

Lanza el oboe vespertina queja;
y vagamente la virtud se aleja.

Se mira humoso el castillo roquero;
allí principia el cántico agorero.

Vuelve hacia mí tu labio purpurino
que ríe los silencios del Destino.

Tienes la frente azul y matutina;
es un goce fatal que la ilumina.

Continuaré mi verso desolado;
tú lo puedes oír porque has pecado.

Ve la felicidad pura, tangible.
—No la quiero mirar porque es horrible.

—Cierra tus ojos niña;... ¡entonces muere!
—Yo no debo morir, Dios no me quiere.



José María Eguren


subir   poema aleatorio   Simbólicas (1911)   siguiente / next   anterior / previous