anterior autor siguiente

LOS ÁNGELES TRANQUILOS

Pasó el vendaval; ahora,
con perlas y berilos,
cantan la soledad aurora
los ángeles tranquilos.

Modulan canciones santas
en dulces bandolines;
viendo caídas las hojosas plantas
de campos y jardines.

Mientras sol en la neblina
vibra sus oropeles,
besan la muerte blanquecina
en los Saharas crueles.

Se alejan de madrugada,
con perlas y berilos,
y con la luz del cielo en la mirada
los ángeles tranquilos.



José María Eguren


subir volver La canción de las figuras (1916)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio