anterior autor siguiente

            CXXI

¡Oye!... mientras respire el pecho mío
y una esperanza mi horizonte alumbre,
            yo, poeta sombrío,
en pos iré de la anhelante cumbre.
Y subiré tranquilo y sin alarde,
sin oír, en mi lóbrego sendero
        ni la risa cobarde
ni el generoso aplauso lisonjero.

No importa que el cansancio y la tristeza
me fastidien; acepto mi destino;
        doblaré la cabeza,
pero después proseguiré el camino.

¿Que el rayo vibra y se oscurece el cielo?
¿Que el sol se ha hundido en el profundo ocaso?
                  ¿Que se estremece el suelo?
¿Que tengo que caer?... ¡dar podré un paso!

¡Y si llega la muerte, y todo es vano,
los que marchan conmigo hacia la lumbre
 con la lira en la mano
llevaran mi cadáver a la cumbre!



Julio Flórez


subir volver Gotas de ajenjo (1910)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio