anterior autor siguiente

            CXXVII

En la alta cumbre se abrillanta el hielo;
surge del bosque inmensa algarabía.
Vas a nacer, ¡oh, Sol! —volcán del cielo—.
Ya despuntas, Aurora, —flor del día—.

Mas, ¡ay! ¿a qué venís? Por qué ese empeño
de acariciar mis ojos fatigados?
¡No sacudáis las alas de mi sueño!
¡No despeguéis mis párpados cerrados!

Si de mostrarme habéis solo miserias,
con vuestra ardiente luz fascinadora,
la sangre calcinad de mis arterias…
mas no me despertéis, ¡oh, Sol! ¡Oh, Aurora!



Julio Flórez


subir volver Gotas de ajenjo (1910)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio