anterior autor siguiente

          AÚN

Mil veces me engañó; más de mil veces
abrió en mi corazón sangrienta herida;
de los celos, la copa desabrida,
me hizo beber hasta agotar las heces.

Fue en mi vida, con todos sus dobleces,
la causa de mi angustia —no extinguida—
aunque, ¡pobre de mí!, toda la vida
su mentiroso amor... pagué con creces.

Los tiempos han pasado; ya su boca
no me da sus caricias, no me abrasa
el fuego de sus ósculos de loca;

y sin embargo mi pasión persiste...
pues, cuando a veces por mi senda pasa,
¡me alejo mudo, cabizbajo y triste!



Julio Flórez


subir volver Cardos y Lirios (1905)   siguiente anterior
audio Voz: Víctor Mallarino

aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio