anterior autor siguiente

        ERRANTE

Solo y huraño y mudo peregrino,
detuve el paso en escondida roca
y me olvidé de todo: de mi sino,
del inmenso zarzal de mi camino...
por escuchar los cantos de tu boca.

Y allí me hubiese estado eternamente,
d'esa divina música en demanda,
si no hubiese escuchado, de repente,
la misma voz del Dios Omnipotente
que dijo al triste Ashverus: ¡Anda, anda!

¡Y tuve que partir... Mas, donde quiera
que voy o vaya, en la fatal balumba,
yo sé q'el eco de tu voz me espera...
y que resonará, cuando yo muera,
hasta en el mismo fondo de mi tumba!



Julio Flórez


subir volver Manojo de zarzas (1906)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio