anterior autor siguiente

          QUIZÁS

Cuando murió mi madre idolatrada,
mi ardiente corazón tornose en hielo:
en un hielo tan duro, que ya nada
derretirlo podrá... ni el sol del cielo,
¡ni el rayo abrasador de tu mirada!

Más, sin embargo, mírame ¿Quién sabe?
ya que tan sólo a ti mi fe consagro,
ya que tu amor en mi tristeza cabe,
¿no tendrás tú la miseria clave
que haga llama ese hielo? ¡haz el milagro!



Julio Flórez


subir volver Cesta de lotos (1906)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio