anterior autor siguiente

          ARRULLO

Tornaste más bella
que un sol de verano,
más fresca que un cáliz
de rosa en botón,
más pura q'l ether
del cielo italiano...
¡pero sin sonrisas
y sin corazón!

¿Qué pena te agobia?
¿qué mal te consume?
¿quién es el ingrato
qué te hace sufrir?
¡tus manos exagües
que exhalan perfume,
parecen dos lirios
que van a morir!

Para castigarlo
con ansia quisiera
saber al instante
quién es el ladrón,
que pudo robarte
sin que yo supiera,
tus dulces sonrisas
y tu corazón.

¿Por qué tus pupilas
en mar de tristeza,
naufragan cual barcos
pequeños de luz
y doblas doliente
la rubia cabeza
como el Nazareno
clavado en la cruz?

¿Por qué no me cuentas
tus mudos dolores?
¿por qué no me miras
lo mismo que ayer,
si siempre son tuyos
mis versos mejores
y toda la sangre
que corre en mi ser?

No sé... pero toda
tu blanca hermosura
refleja la nota
de un hondo pesar:
¡tus labios rebozan
intensa amargura...
tus ojos divinos
parecen llorar!

Si son tus mejillas
hoy más hechiceras,
tus labios enrancian
angustia precoz;
¡más grandes... más hondas
están tus ojeras...
más tristes tus ojos...
más grave tu voz.

Tornaste más bella
que un sol de verano,
más fresca que un cáliz
de rosa en botón,
más pura q'el ether
del cielo italiano...
¡pero sin sonrisas
y sin corazón!



Julio Flórez


subir volver Cesta de lotos (1906)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio