anterior autor siguiente

      ALTAS TERNURAS

            XIII

Esperaré; y en día no lejano,
cuando se apiade mi contraria suerte
y me depare el ósculo de muerte
que ha de salvarme del contagio humano,

pienso que cielo y tierra y oceano
de gozo temblarán... y que yo al verte,
caeré, de nuevo, en tu regazo, inerte,
después de traspasar el hondo arcano.

Mas luego, nuestras almas en un grito
de amor se fundirán... y un mismo anhelo
nos llevará a los pies del Dios bendito;

¡y así como esos astros de áureo vuelo,
que vagan de infinito en infinito,
volaremos los dos de cielo en cielo!



Julio Flórez


subir volver Fronda Lírica (1908)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio