anterior autor siguiente

        ESTÍO

            Es rescoldo
la ancha tierra; bajo un toldo
de verdura, una joven campesina
            en el pecho de su amante
                  se reclina;
una arroyo serpentea, susurrante,
salta en tumbos que retumban
en las rocas del vibrante
                  bosque espeso;
los insectos giran, zumban
como nube de ámbar y oro,
y en el aire suena un beso
                  y un «¡te adoro!».
                  Ni una nube
                  mancha el cielo;
un gran hálito de horno, sube, sube
a las ramas silenciosas, desde el suelo.

            ¡Cuán hermosa
la muchacha! Su mejilla
            viva rosa;
y su boca, almibarada,
tiene muchos más rubíes,
muchos más que una granada.
            Olorosa como el heno,
y brillante como el heno su cabeza
            se endereza
como enorme flor de oro,
sobre un tallo de esbeltez y vida lleno,
mientras se alzan, con la espuma
del encaje de su traje,
            medio ocultas,
las dos ondas de su seno.
 
El estío, por las ramas
soñolientas, tembladoras,
filtra llamas, llamas, llamas
                  quemadoras.

Un suspiro, moribundo
de amor, pasa por el mundo;
y la joven, suelto en rizos el cabello
                  poderoso y ondulante,
sus desnudos brazos finos,
                  echa al cuello
                  de su amante;
                  y se ciñe toda, toda,
al mancebo noble y fuerte:
            es el día de su boda.
                  Con voz tierna,
                  asegura que su dicha
                  será eterna.

Por un claro del gran bosque yo la veo
            que se agita, jadeante
            bajo el ansia del deseo.

            El ambiente la sofoca;
            el placer la descoyunta;
                  y, ebria y loca,
            a los labios del mancebo
            sus ardiente  labios junta.
            Y las dos palpitaciones
            de sus buenos corazones
                  anhelantes
repercuten en la selva en los rincones
                  más distantes...
                  ¡Mediodía!
            al cenit el sol llega,
y sus dardos ardorosos, deslumbrantes,
            a la madre tierra envía.

            El estío, por las ramas
            soñolientas, tembladoras,
            filtra llamas, llamas, llamas
                  quemadoras.



Julio Flórez


subir volver Año Armónico   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio